Nutrientes que pueden generar depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que provoca sentimientos persistentes de tristeza, ira y una pérdida general de interés en la vida que interfiere con las actividades del día a día de una persona. Otros signos y síntomas de la depresión incluyen pérdida de apetito, pérdida de peso significativa o aumento de peso, cambios en el patrón de sueño, falta de energía, dificultad para concentrarse y dolores inexplicables y dolores.

Alimentos-que-favorecen-y-empeoran-la-depresión

Algunas de las causas y factores de riesgo para la depresión incluyen el aislamiento social, el estrés, la historia familiar de depresión, problemas de relación, la tensión financiera, el trauma infantil o abuso, abuso de alcohol o drogas y ciertas condiciones de salud.

Omega-3: ácidos grasos

omega-fish-oil

Los ácidos grasos Omega-3 tienen numerosos beneficios para la salud. Desempeñan un papel clave en el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso central. Mientras omega-3 DHA (ácido docosahexaenoico) es fundamental para la estructura de las células cerebrales, EPA (ácido eicosapentaenoico) ayuda con la función de las neuronas e incluso reduce la inflamación.

Además de esto, los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a niveles más bajos de colesterol malo y contribuir a la salud general del corazón. Un estudio de 2007 publicado en Medical Hypotheses informa de que la deficiencia de ácido graso omega-3 en el trastorno depresivo mayor se debe a la interacción entre la dieta y una anormalidad determinado genéticamente en el metabolismo de fosfolípidos. En un estudio de 2014 publicado en Medicina oxidativo y Celular de la longevidad, los investigadores informaron que la ingesta adecuada de ácidos grasos omega-3 PUFA (ácidos grasos poliinsaturados) y las intervenciones dietéticas incluyendo suplementos de omega 3 PUFA pueden ayudar a prevenir y tratar la depresión.

Para el suministro de su cuerpo con una cantidad adecuada de ácidos grasos omega-3, consumir más semillas de lino, los pescados grasos como el salmón, las nueces y los omega-3 huevos enriquecidos. También puede tomar un suplemento de ácidos grasos omega-3, después de consultar a su médico.

Vitamina D

vitamina-D

La deficiencia de vitamina D se ha relacionado con depresión, así como la demencia y el autismo. Esta vitamina ayuda en la producción de serotonina, la hormona del cerebro asociada con la elevación del estado de ánimo y la felicidad. Un nivel adecuado de serotonina ayuda a prevenir y tratar la depresión leve. Además, la vitamina D es importante para el sistema inmunológico y la salud ósea. Un estudio de 2010 publicado en la Revista Internacional de Enfermería de Salud Mental señala que la deficiencia de vitamina D es común entre las personas mayores, los adolescentes, las personas obesas y las personas con enfermedades crónicas. Estas personas también se comunican a estar en mayor riesgo de depresión.

Además, en un estudio de 2014 publicado en hipótesis médicas, los investigadores encontraron una relación entre el trastorno afectivo estacional (SAD) y la falta de luz solar. Los investigadores señalaron que la vitamina D está involucrada en la síntesis de la serotonina y la dopamina en el cerebro, los dos productos químicos que están vinculados a la depresión.

Magnesio

El magnesio es otro nutriente importante, la carencia de lo que puede llevar a la depresión. Ayuda a activar las enzimas necesarias para la producción de serotonina y la dopamina. También influye en varios sistemas asociados con el desarrollo de la depresión. Además, mantiene los huesos sanos, reduce la ansiedad y reduce la presión arterial, por nombrar algunos.

Un estudio de 2006 publicado en Medical Hipótesis informa que la deficiencia de magnesio es la causa de la mayoría de la depresión mayor y los problemas de salud mental relacionados, incluyendo la pérdida de coeficiente intelectual. Un estudio de 2013 publicado en Farmacológica Los informes también arroja luz sobre el efecto beneficioso del magnesio en el tratamiento de la depresión. Para evitar la deficiencia de magnesio, comer alimentos ricos en magnesio, como las algas, las almendras, aguacates, plátanos, frijoles, semillas de calabaza, queso de soja, leche de soja, cereales integrales, salvado y verduras de hoja verde.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.